La Habana, lo mejor de los dos mundos

En la Habana no hay internet para tu celular, y cuando hay es realmente engorroso hacerse de ella. Si a este inusual hecho le añadimos su aura colonial,  poder encender un cigarro en cualquier sitio, el ron y la música omnipresentes, pronto serás consciente de que no sólo has viajado a una ciudad, sino que a través de ella, a un tiempo que será tuyo y sólo tuyo, según quieras vivirlo.

Si estás viajando por Centroamérica o resides en algún país del istmo esta ciudad debería estar en tu bitácora de viajes, porque puedes viajar y comparar lo que viste en éste y el otro lado del mundo, pero lo que verás en La Habana es tan singular como las circunstancias que hicieron su historia de ron, tabaco y revolución.

La arquitectura colonial española define las calles de la ciudad de las columnas, al punto que en muchos sitios se sentirá plácidamente confundido paseando por Europa. Luego, la impronta estadounidense de las primeras décadas del Siglo XX coronó la isla con la arquitectura de la época dorada: el imponente neoclásico del Capitolio, los anacrónicos rascacielos de la mafia italo americana.

Más de medio siglo de bloqueo económico hizo que todo quedase tal cual fue concebido, sin un sólo rasguño de la posmodernidad, con el deteriorado testimonio del paso del tiempo.

Pero La Habana es mucho más que belleza arquitectónica, es junto a  muchas otras cosas, la residencia escogida del más excéntrico cronista del Siglo XX, Ernest Hemingway, y cuna de la única revolución de la historia contemporánea de Latinoamérica que aún perdura.

Si te interesa la literatura comienza por El Floridita, si te interesa el tabaco y el ron por el Museo del Ron o la fábrica de Ron Legendario, si te interesa la historia política con su paisaje de revolución, por el Museo y la Plaza de La Revolución. La recomendación de este cronista es que te intereses por todo, esta actitud pondrá frenos a tus prejuicios y te llevará a moverte por toda la ciudad, conocerla en su estoica decadencia.

El centro histórico es un recorrido obligado: Calle Obispo, Calle Mercaderes, Calle Cuba. Su paisaje alberga lo mejor de los dos mundos, la arquitectura colonial y el sabor Cubano. Perderse por sus calles estrechas y descubrir sus plazas (Plaza de Armas, Plaza Vieja, Plaza de la Catedral) es otro viaje dentro de tu viaje, un extra que usted no se esperaba.

Relájate, diversifica tus intereses, permítete probar el auténtico Daiquirí de ¨El Floridita¨, fotografía las fachadas de los edificios, visita el Museo de Bellas Artes o bucea en la literatura de hojas amarillentas de las librerías y puestos de libros antiguos. Si tienes suerte como yo, en la Plaza de Armas abrirás un libro y leerás este inicio de una crónica de Hemingway: Las habitaciones de la esquina noroeste del hotel Ambos Mundos de La Habana dan a la antigua catedral, la entrada del puerto y el mar por el norte…

Después de una cosa así, si fuera tú, no dejaría de visitar el ¨Ambos Mundos¨, donde Hemingway residió. Allí está su habitación abierta al viajero, al igual que el romántico lobby del hotel, para tomarse un buen café. El emblemático Hotel Nacional también es digno de una visita especial, para dejarse envolver por su lujosa aura de antaño o sentir el aire fresco del mar desde sus elegantes terrazas que dominan el Malecón.

Cuando hayas descubierto la Catedral por ti mismo ya estás listo para almorzar en la Bodeguita del Medio, y si quieres más sabor local almuerza en uno de los tantos Paladares, casas cubanas abiertas para probar la más auténtica cuchara de la isla.

Si eres amante de la arquitectura y el arte, tienes que caminar por Vedado, el barrio de los palacetes de finales del Siglo XIX te dejará más que satisfecho. El paseo de Prado es otro recorrido para hacer caminando, allí el entorno colonial y el cálido bullicio urbano lo recargará de la esencia habanera a cada paso. Recórrelo desde el Malecón hasta el Hotel Inglaterra, divaga por el centro, descubre e indaga por la historia del edificio Bacardí, sube a su terraza y toma una panorámica.

Cuando ya estés colmado de ciudad el Malecón te estará esperando para que lo camines de punta a punta. Su brisa marina te refrescará. 

Si quieres llegar aún más atrás en el tiempo, la ciudad amurallada encierra historias de corsarios y piratas: visita sus fortalezas, asiste al cañonazo de las nueve, pero no olvides entrar a La Habana antes que sus puertas cierren, no querrás ser un ausente de sus shows de música y baile al estilo Tropicana.

Anuncios
Minientrada

Lluvia

Photo by https://es.pinterest.com/pin/184436547212277482/
Photo by https://es.pinterest.com/pin/184436547212277482/

Cuando entran las lluvias a San José una luz blanquecina, lechosa e irascible se filtra por las nubes bajas y nos enceguece cada mañana. El aire se hace denso y la vida lenta o eso es lo que parece suceder. A la tarde oscurece y vuelven los aguaceros, lluvias y lloviznas persistentes que se alternan, se repiten, se mezclan, se definen y redefinen en una continuidad de ver el agua caer. Cuando para, eso sí, un silencio dominical acontece, otro amanecer bajo las nubes blancas.

 

 

Minientrada

Dos tipos muy extraños

Jorge Mari
Jorge Mari

Relato:

Éranse dos tipos que entraron a un barcito de una esquina cualquiera de Rosario. Era domingo a la siesta, hacía calor y había poca gente en la calle, por lo que las cosas extrañas podían verse muy bien. Siguiendo con más atención la escena, sus estrafalarias peculiaridades saltaban a la vista, pulidas por el paso de los años, definitivas. Se sentaron en una mesa del centro, uno usaba anteojos con cristales gruesos para la miopía. Pidieron dos Coca-Colas, botella de vidrio, vasos con hielo, y las bebieron muy tranquilos.

Dos tipos muy extraños

Cuento publicado en @ArtStudio

7b679736ba1e3c39e50f9a6d621d7f4e

Era febrero del año 2004, tenía que estudiar para rendir el final de Derecho e Información, lo cual hacía en partes del día, y en las partes del día en que no hacía eso comenzaba a sacarme de encima a estos dos personajes, que todo el año me habían estado persiguiendo, aquí y allá, opinando, diciendo, desdiciendo. Logré liberarme y liberarlos escribiendo este cuento, y aprobé la materia, con un seis para el olvido académico pero para una gran satisfacción de mis amigos de adentro.

La revista digital Art Studio Magazine me dio la oportunidad de publicarlo con motivo de su décimo aniversario. Los invito yo a leerlo también por acá: Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5.

Cuento publicado en @ArtStudio